Andrés Pérez Domínguez: «La historia es inventada pero el marco histórico es intocable, esa es mi regla”

Plaza y Janés acaba de poner a la venta el último trabajo de Andrés Pérez Domínguez que lleva por título ‘El silencio de tu nombre’, una obra plagada de espías desencantados, idealistas convencidos y héroes a su pesar.

Enero, 1950. Cuando Erika Walter, viuda de un agente secreto alemán, huye a Madrid con un importante legajo de documentos que implican a altos cargos nazis en el exilio, su amante Martín Navarro, ex miembro del PCE, se ve obligado a abandonar París y perseguirla. Aunque sabe que en España lo espera la cárcel si es capturado por la policía franquista o la muerte por traición si sus camaradas del Partido lo descubren, Martín lo arriesgaráa todo, incluso sus convicciones ideológicas, por volver a reunirse con Erika.

‘El silencio de tu nombre’ está ambientada una década después de tu anterior novela, ‘El violinista de Mauthausen’, ¿La idea nace a partir de esa obra?
En realidad, son cinco años los que separan la acción de ‘El silencio de tu nombre’ de ‘El violinista de Mauthausen’. No, no nace a partir de aquella obra, aunque sí puede servir de contrapunto puesto que ‘El violinista de Mauthausen’ ponía el acento en la participación de los españoles en la tragedia del Holocausto y ‘El silencio de tu nombre’ da una vuelta de tuerca y va un poco más allá para situarse en un contexto histórico que tiene que ver con la falsa neutralidad del gobierno español durante la II Guerra Mundial, y el apoyo a los nazis exiliados durante la Guerra Fría.

¿De qué forma se compatibiliza el espionaje con el amor, la historia y el idealismo en ‘El silencio de tu nombre’?
El amor, el espionaje la Historia y el idealismo son perfectamente compatibles si el autor se esfuerza en hilar una trama entretenida y con interés para el lector. De la mezcla de todos estos elementos resulta un cóctel curioso, y atractivo, parece.

¿Cómo logran pasar desapercibidos Martín y Erika ante policías, nazis, comunistas e incluso de los servicios de inteligencia americanos?
Tanto Erika Walter como Martín Navarro han vivido momentos difíciles y tienen la determinación suficiente para salir adelante, o al menos intentarlo, en las situaciones más complicadas. No era un momento fácil, enero de 1950, en Madrid, con la policía, los nazis exiliados, el PCE, y la CIA pisándoles los talones. Pero en buena medida una novela es complicar la vida de los personajes y conseguir que ellos resuelvan el problema.

Tras ‘El violinista de Mauthausen’ ha acabado la II Guerra Mundial… ¿Qué escenario se nos presenta ahora?
Un escenario cercano en el tiempo pero también muy diferente a aquél. La Guerra Fría ya ha comenzado, y ahora los intereses no son los mismos. Los nazis son ahora unos proscritos, y los que antes fueron unos héroes han perdido la fe. Ya no está tan claro quién es el enemigo, porque incluso quienes antes fueron nuestros amigos ahora pueden haber cambiado de bando.

¿Cómo has construído esos lugares?
Viajando a París, Salzburgo, Berlín, Madrid, Barcelona o Andalucía. Suelo visitar todos los lugares que aparecen en mis novelas. Y me documento mucho también. Afortunadamente hay una bibliografía abundante sobre la época. Para mí el marco histórico donde se desarrolla la novela y los lugares por donde se mueven los personajes es intocable. Ésa es la regla, aunque la historia que cuento sea inventada.

¿Cómo se refleja el papel de España en la II Guerra Mundial?
Nos han contado que el gobierno español fue neutral durante la II Guerra Mundial, pero esto no es del todo cierto. España hizo negocios con los nazis durante la guerra, compramos oro a los bancos suizos que muchas veces procedía el expolio al que habían sometido los alemanes a los países ocupados, y después de la guerra, en el momento en que se desarrolla ‘El silencio de tu nombre’, nuestro país fue un lugar muy cómodo para los nazis exiliados. Algunos vivieron plácidamente en España hasta el final de sus vidas.

¿Tienes ya en mente ideas para una nueva obra?
Tengo varios proyectos en la cabeza, pero ahora mismo estoy plenamente concentrado en la promoción de ‘El silencio de tu nombre’ y aún no me he decidido por ninguno. Tiempo habrá más adelante. Seguro.


Entrevistas