La realidad mexicana y la novela negra

La realidad mexicana y la novela negra

Articulo escrito por www.buscarlibros.com -una búsqueda de libros online- en colaboración para LeeMisterio. (5 agosto 2013)
Se ha escrito mucho sobre México, sobre todo desde que fue puesto en el ojo del huracán de la opinión pública por la ola de violencia relacionada con el narcotráfico que han venido sucediendo, por lo menos, la última década. A pesar de que los primeros narradores se enfocaban en la barbarie de las primeras culturas, la belleza del mundo prehispánico, y la mezcla de creencia y realidad que provocó al realismo mágico, pareciera que el único reflejo de México al exterior y lo que se escribe acerca de este país da pie a algunas de las mejores novelas negras contemporáneas.

Propios y extraños se han dedicado a escribir y describir a México basados en sus notas rojas. Para los propios es una especie de catarsis convertir en ficción la realidad de todos los días y desenmarañar aquello que en la vida real está tan enredado que parece que nunca se tendrá la capacidad de resolverlo. La producción de novela negra en México relacionada con el narcotráfico ha aumentado considerablemente en los últimos años, incluso le ha dado la oportunidad a escritores del género que eran poco conocidos de sacar a la luz novelas que parecían perdidas en las arenas del tiempo. Por otro lado, extranjeros como Arturo Pérez-Reverte y Patrick Bard han retratado la realidad mexicana más violenta, relacionada con el narcotráfico.

Si pudiéramos describir al personaje principal de una novela negra, el detective, no es aquel que quiere restaurar el orden que se perdió en la ola de violencia. El detective de la novela negra es el que en ese mundo de caos y disfunción, donde la ilegalidad y la corrupción son de lo más habitual, sabe que no puede cambiar el mundo. La policía es corrupta y el mal, tal como la realidad, es cosa de todos los días. La crisis de valores y la culpa lo aquejan tal y como a muchos otros mexicanos en ciudades que se ven amenazadas día a día por una realidad que en muchos casos supera la ficción.

Basarse en la realidad, sobre todo en la realidad de un país, es un riesgo grande porque se pueden llevar los hechos a extremos ridículos e imposibles. Sin embargo, la nueva novela negra mexicana, la que se escribe por mexicanos que viven y entienden la cultura resulta mucho más interesante y llena de elementos sorpresivos.

La novela negra mexicana que se escribe como resultado de la realidad en que se vive es mucho más irreal e irónica con personajes inverosímiles que sólo pueden existir en estas ciudades fronterizas, donde la literatura también es fronteriza y marca un punto y aparte con Octavio Paz y Juan Rulfo, que tienen una forma diferente de entender la realidad y, sobre todo, de representar la forma en que se ve México. Su realidad se vuelve crítica y mucho más clara en estas novelas, que al final sirven de un poderoso aparato crítico de la realidad mexicana.

Noticias