La narrativa de Élmer Mendoza

La narrativa de Élmer Mendoza

Articulo escrito por www.buscarlibros.com -una búsqueda de libros online- en colaboración para LeeMisterio.
La narrativa de Élmer Mendoza es acertada y violenta, sus novelas negras son las que suceden en tierra de narcos y en un país donde la policía no es esa institución en la que se puede confiar, sino una fuente más de miedos. Sin crimen no se puede escribir novela policiaca decente, sería casi surrealismo, y  en México muy pocos creerían que la policía realmente investigó y solucionó un crimen. Sin embargo la novela negra es perfecta para un país como México y sobre todo para un escritor como Élmer Mendoza, que ha logrado retratar el norte de México y los personajes que vagan por sus calles con especial encanto, creando una atmósfera perfecta. Esto lo ha logrado a través de la narración violenta de la vida de todos los días de los ciudadanos de las ciudades fronterizas de México, donde los asesinatos y ajustes de cuentas son cada vez más el pan de cada día.

En la narrativa de Mendoza los personajes siempre están en la línea de lo cínico, de lo corrupto, del bien y del mal. Los personajes incluso tienen permiso de pasar de un mundo a otro, como si pasaran del cielo al infierno en un sólo negocio.  Las novelas de Élmer Mendoza tienen la virtud de envolverte en un buen grado de misterio, poco a poco y capítulo a capítulo vas desenmarañando la enredada sociedad y las conexiones entre ellos. En últimas fechas muchos se han quejado de su calidad y sus últimas novelas se pueden leer en de una sola vez, sin embargo siempre hay algo en su narrativa que convierte lo que toca en género negro.

Sin duda lo más característico de su narrativa es el lenguaje, donde incluso lo coloquial cobra peso y sentido. Usualmente no recurre a la linealidad para contar su historia, y los diálogos son intensos y envolventes; lo mejor de todo es que fluyen. Hay pocas narrativas que a pesar de los sospechosos y los enredos logren caminar en la mente del lector a un ritmo emocionante, que además tiene giros inesperados en los que la legalidad no es siempre la que logra el triunfo, sino sentimientos más humanos y viscerales como la venganza. Otra de sus principales virtudes narrativas es la capacidad de darle una voz característica a sus personajes, a pesar que en sus últimas novelas no ha sido tan eficiente, su capacidad para crear diálogos que suenen a realidad, y sobre todo realidad norteña, es indiscutible.

Quizá lo mejor de su literatura, más allá de lograr caracterizar una zona de México de manera interesante y su capacidad de entretejer historias que se resuelven de manera insólita e interesante, es la mirada irónica con que se ve la situación actual a través de su novela, donde no hay tragedia que valga, sino un sentido del humor que sólo se entiende en el norte. Las novelas de Élmer Mendoza apuestan por el juego y la ironía de vivir una realidad violenta.

Noticias