Teo Rodríguez: «Las malas películas de terror te arrastran al buen libro»

Desde el 3 de octubre está a la venta ‘Oscuro‘, novela de terror de Teo Rodríguez que edita Minotauro. Para saber más sobre la obra y darla a conocer entre nuestros lectores hemos aprovechado el lanzamiento para charlar con su autor, conociendo así de primera mano cómo ha sido el proceso de creación.

Ya está a la venta ‘Oscuro’, tu primera gran apuesta en formato novela ¿Cómo comienza la obra?
Comienza cuando el tiempo no era tiempo. Un hombre anónimo ha pasado su vida caminando hacia un lugar donde debe encontrarse con el mal supremo. Acude allí dispuesto a morir, a sacrificarse por lo único en lo que cree. Finalmente consigue su objetivo, un objetivo que miles de años después, quizás tenga sus consecuencias…

Danos algunas claves del libro ¿Qué ha de esperar el lector de ‘Oscuro’?
Algo más que una historia de Terror. No quiero decir con ello que sacrifique el género, ni mucho menos, pero sí es cierto que cualquier historia debe tener algo más. La gente cuando compre el libro lo hará esperando pasar miedo, y creo que tiene momentos en los que al menos uno retire los ojos de las páginas sintiendo lo que acaba de leer… Pero eso debe haber Terror. Si os preguntáis que tipo de Terror, me decanto por el psicológico. Confío en la imaginación del lector, en las sensaciones que puedan recorrer su cuerpo… Siempre he pensado que es mucho mejor insinuar que mostrar. Pero ojo, también hay momentos en lo que “mostrar” es necesario, si es poco el resultado es más impactante… Creo que en ‘Oscuro’ hay momentos impactantes.

Nos imaginamos al escritor de relatos de terror escribiendo en pluma, a la luz de las velas y, por supuesto, bajo la luna llena. Pero ¿De qué forma ha surgido realmente la novela?
Acababan de operarme. Tenía una infección insoportable, unos dolores que apenas dejaban que me moviera. Debía pensar en cualquier cosa que no fuera en la maldita herida, y mira por donde se me ocurrió pensar en escribir un libro. Pero un libro de relatos, para nada una novela. Me puse en contacto directamente con Laura Falcó, directora,entre otras editorales del grupo Planeta, de Minotauro. Intercambiamos mails aquella misma tarde. Mandé un par de relatos… y me dijo: “Vas a escribir una novela”. De repente los dolores desaparecieron. Comencé a temblar, pero no sólo de la emoción… ¡cómo demonios iba yo a escribir una novela!. Sentí mucho vértigo. Me dijo que un editor, José López Jara, se pondría en contacto conmigo… Así fue. Además de ser una persona increíble, ha demostrado ser el mejor editor del mundo. Tanto él como Laura, mostraron una confianza ciega en mi desde el primer momento. Debo agradecerles todo!

Algunos pueden considerar el terror como el género más difícil de alcanzar en una novela ¿Cómo se logra transmitir esa sensación a los lectores?Siempre he dicho que la mejor fuente de inspiración son los propios miedos. Yo tengo muchos. Siempre me ha gustado ponerme o imaginar situaciones límite. Tenía miedo, pero también una sensación agradable. Disfrutar y sentir el miedo es clave. En todo momento debes ponerte en situación, meterte en la vida de los personajes, conocerlos tanto o más que a ti. Al final lo bueno es que ellos mismos te acaban sorprendiendo… Te asustan! Si hablamos del lector, siempre debe haber un margen. No siempre puedes llevarle como un cordero a través de la historia. Es muy importante trasladar a su persona esa sensación de sentirse también un personaje. Si algo he aprendido es que el oyente o el lector, no es tonto. No poder engañarle.

¿Qué elemento consideras fundamental para asustar?
La sugestión. El dar un poco para pensar el resto. Pensar en un miedo real, que no diste mucho de la vida cotidiana. Prefiero sugerir un sonido a pisada de un pie descalzo sobre la tarima…, que un hachazo en la cabeza… Y si por lo que sea hay un hachazo, prefiero mostrarlo “sin mostrarlo”. Ya imaginará el lector su hacha y su cabeza…

En España el terror gusta mucho en televisión y cine pero, ¿Hay cultura de ese género en literatura?
Pienso que sí lo hay, lo que ocurre es que no se vende como otro tipo de literatura. Todo el mundo sabe quien es Stephen King. Es cierto que nos hemos acostumbrado a ver más que a leer terror, yo el primero, pero el hecho de que no se hagan buenas películas te arrastra al libro, al buen libro. Aquí hay mucho talento.

¿Qué diferencia encuentras a la hora de trabajar en un texto para ser escuchado y uno para ser leído?
Básicamente ninguna. La ventaja que tengo es que los que escribo para ser escuchados también los monto yo. Me encargo de la selección de voces, de músicas, de efectos… Y eso supone una ventaja. Escucho en mi cabeza la historia, y no sólo eso, también la veo. Y verla es fundamental. Tienes que lograr que el lector o el oyente vea la historia. Pero verla sin ataduras, sin entrar en detalles extremos. Si uno logra eso, tiene todo ganado. Una historia es una historia, ya sea pare leer, ver o escuchar…

Ya has publicado cuentos de terror, ahora ‘Oscuro’… ¿Seguirás trabajando en novelas?
La experiencia ha sido increíble. Pero tiene mucho más trabajo de lo que jamás hubiera imaginado. Es literal si te digo que me he pasado todo el proceso de escritura pensando en la novela, en la trama, en escenarios, en personajes… Llega a poseerte por completo. Si no logras controlarlo, todo se puede ir al traste. Está bien que la propia historia le lleve sola, pero lo que no puede hacer es controlarte por completo. Y menos tu vida. El jefe, es el que escribe, así que nunca se debe perder el mando. Ya tengo en mente un par de historias para futuras novelas…

Entrevistas