En noviembre llega el segundo encargo para la detective Ágata Blanc, ‘La noche se llama Olalla’

En noviembre llega el segundo encargo para la detective Ágata Blanc, ‘La noche se llama Olalla’

Siruela publicará en noviembre el segundo vaso de la detective Ágata Blanc creada por el escritor Jesús Ferrero, que tiene como escenario el reciente y catastrofista año 2012, en plena crisis moral y económica.

El diario de la joven Olalla parece indicar que fue drogada y violada… Ese año 2012 fue sangriento y apocalíptico, a pesar de que no acabó el mundo. Fue también el año del Costa Concordia, de los terroristas solitarios, de los asesinos compulsivos y, además, el año más maldito de Olalla, el personaje que flota como un destino y una atmósfera a lo largo de esta novela.

La detective Ágata Blanc lleva a cabo su investigación en un Madrid decadente que la conducirá a límites que no imaginaba y que la enfrentará a extrañas dimensiones de la vida y de la muerte. Esta ciudad, que años atrás fue símbolo de la prosperidad y la abundancia, parece ahora sumida en una depresión propia de la posguerra. Todos los elementos de nuestra época se entrelazan en esta novela: la búsqueda incesante del placer sexual, las drogas, las pérdidas de conciencia, la corrupción, los desahucios y el espíritu de la venganza, fundamentado en un problema existencial: no es posible respetar a los verdugos.

Noticias